Cliente ideal: Elige 1 y descarta lo demás

¿Tienes pareja o estás en proceso de tenerla?

Por el momento no es importante si la tienes o no, ya que vamos a recordar cómo empieza una relación sentimental (al menos como se hace en occidente) y cómo el saber esto nos facilita buscar clientes.

Todos los seres vivos nacen, crecen y llegan a una etapa en la que empiezan a descubrir que las personas pueden volverse parte íntima de su vida, a tal grado de poder compartir un vínculo emocional que les dé exactamente lo que necesitan para dejar de sufrir o ser más felices.

Si hiciéramos una analogía, este mismo sentimiento es el que mueve a una persona (cliente) a elegir entre un producto o servicio de una empresa o de la competencia; y gracias a esto, cada vez más personas optan por emprender un negocio.

Existen diversas razones por las cuales las personas inician un proyecto empresarial, ya sea para alcanzar su libertad financiera, para hacer un cambio en el mundo, para servir a los demás, para mejorar la calidad de vida de la gente que ama, entre otras.

Como la famosa pregunta de: ¿qué salió primero, el huevo o la gallina?

Podría seguir la lista anterior, sin embargo, lo que importa realmente, además de la razón por la cual se empieza, es para quién se crea el producto o servicio.

Uno de los principales errores al momento de iniciar un negocio es no saber quién va a comprar el producto o adquirir el servicio…

Lo que en la mayoría de los casos, los lleva a invertir más recursos de los necesarios y tener resultados que, en un mediano o corto plazo, los conducen a la quiebra.

Cliente ideal, fracaso de empresas en Mexico

De acuerdo con las cifras que el Instituto del Fracaso en México ha compartido en internet, 3 de cada 4 emprendimientos no pasan de los dos años de vida.

Y lo más interesante de este reporte es que el 44% de esos fracasos se deben a “falta de planeación, errores en la hipótesis de negocio u oportunidades de mercado”.

Cliente o producto/servicio, ¿qué es primero?

Antes de lanzar un producto o servicio, sea una empresa nueva o con algunos años de experiencia, se requiere saber para quién se va crear y comprobar que existe suficiente gente que tenga esa necesidad o busque una solución de ese tipo.

Elegir para quién vamos a dedicar recursos humanos, materiales, etc, nos ayuda a mejorar nuestro proceso de comercialización, y, de igual manera, nos sirve para también tener muy claro para quién no es lo que se va a crear.

De igual manera funciona nuestra vida de pareja, cuando se elige a una persona las demás quedan descartadas (al menos esa es la esencia de los culturas monógamas).

Entonces, si vamos a elegir a una persona para entregar lo que hemos preparado, es de suma importancia definir exactamente qué características debe tener.

De esta manera, también podremos saber quién NO es la persona indicada.

Centrar nuestra atención en una sola persona (nuestro próximo cliente) nos ayuda a incrementar la posibilidad de conexión.

Cliente ideal = necesidades o circunstancias

Por ejemplo, si creo un producto para gente dedicada a la construcción y empiezo a hacer citas con varias personas dedicas a ese giro, sin conocer exactamente qué necesidades tienen en materiales, procesos, resultados, etc, difícilmente logre vender mi producto o servicio.

En cambio, si primero me acerco a varias constructoras e identificó qué problemas están teniendo con ciertos materiales, es más fácil que yo pueda crear un producto o servicio que al momento de venderlo, sea lo más adecuado a la solución que necesitan.

Claro está que esa misma elección nos dará la pauta para saber hacia quién debemos dirigir nuestros esfuerzos. Pues las necesidades de un albañil no son las mismas que las de arquitectura o ingeniería, y mucho menos de quienes dirigen la empresa.

Por lo anterior, siempre la clave para ofrecer un producto o servicio es conocer exactamente las circunstancias por las que está pasando la persona, en vez de enfocarse en la persona.

Si conoces a alguien que le puede servir este artículo, compártelo.

¿Quieres descubrir cómo utilizar tus dones para servir al mundo y emprender un negocio que te dé libertad?

Presiona el botón verde para acceder al curso online gratuito:
“Despierta tu experto interior”

SobreJohnny Echeverria

Enseño a crear relaciones fieles de intercambio equivalente entre #clientes y #empresas #VendeConAmor #Marketing #Comunicación #Ventas

1 Comentario

  1. […] al NO alguna frase como: ¿estás bien de la cabeza? ¿Cómo crees que voy a aceptar si no te conozco? ¿Qué garantía de felicidad tengo contigo?… (solo por mencionar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *